“Encontrándose el hombre miserablemente perdido, y buscando el Padre de las misericordias el medio de salvarle, he aquí que aparece el nombre de María en los tesoros de su divina sabiduría y se presenta a los ojos de su divina bondad”

San Juan Eudes (O.C. V, 207)